Siguenos en las redes sociales

Ayudanos a manterner Radio Gunners

22 de julio de 2011

Slash, Sonisphere Getafe 2011

Hoy era uno de esos días agridulces, donde te sentías feliz por ver a tu ídolo en concierto, pero a la vez un poco nervioso, por saber lo que te encontrarías. El concepto de festival nunca me ha llamado la atención, y más teninedo en cuenta las malas críticas que había leído durante meses sobre la organización del evento. Fue un día bastante intenso, ya que me levanté pronto y tenía varias cosas que hacer antes de presentarme en el recinto. Pero estaba tranquilo, ya que la entrada anunciaba la apertura de puertas para las 18:00. Llegué a casa sobre las 17:30 y me dió tiempo de enfundarme mis Chuck Taylors y mi camiseta de Guns y sobre todo de esperar a mi hermana, que me acompañaba, y se podía presentar para recogerme cuando ya hubiera acabado el concierto, conociendo el el concepto que tiene sobre puntualidad. Poco antes de que llegara, pude mirar la web del festival donde ante mi sorpresa habían colgado el horario con los conciertos, y donde comprobré que el de Slash estaba programado para la 1 de la mañana, buena noticia, ya que no tendría que esperar largas colas y lo más importante, me libraría del acusado sol que reinaba durante todo el día.





Pero tampoco era plan de llegar 15 minutos antes del concierto, por lo que nos fuimos tranquilamente y a las 22:00 ya estábamos allí. El viaje en coche era corto ya que vivo cerca , pero se me hizo bastante largo por la manía de mi hermana de poner la música a un volumen inhumano, ya que lo de "pasar desapercibido" no es uno de sus rasgos precisamente. Pero bueno, vamos a lo que interesa. LLegamos al párking de dicho evento, que por supuesto, estaba ya a tope. Preguntamos a un señor de la Organización y nos dijo que lo mejor era a ir a un Polígono cercano, lo que no sabía es que eso iba a ser mucho mejor que el párking del recinto ya que dicho polígono estaba conectado perfectamente, a través de un carril bici, con la entrada al festival. Dicho trayecto era de solo 10 minutos, que se pasaron rápidos por la cantidad de gente de buen rollo que había por allí. Una vez nos picaron la entrada y pasamos al recinto, yo me temía lo peor: Nubes de polvo, precios abusivos en la bebida, colas interminables para ir al baño...


Jamás pude pensar que hasta la menor de mis preocupaciones desapareciera al entrar. Los precios de las bebidas eran normales y no había cola ( tanto en el sentido de gente como de producto: solo había pepsi ). Había puestos de comida de todo tipo ( oriental, kebap, perritos, bocadillos, barbacoa...). No había polvo, ya que habían instalado césped artificial por todo el recinto y muchísimos baños donde no había que esperar y además estaban bien situados por si alguien sufría un apretón a medias del concierto, además de cientos de una especie de "meaderos" de plástico que poblaban el recinto. Según la organización cuando llegamos ya había más de 30.000 personas, pero fue llegando más a medida que avanzaban las actuaciones. Compramos un par de minis de calimocho o no sé que era, pero tenía vino. Las fichas que compramos para cambiar por bebida eran púas de Iron Maiden, púas que guardé como primer trofeo de la noche, hasta que un simpático señor me las pidío porque en realidad eran "tickets" para canjear por la bebida.



Tras éste primer "altercado" nos dirigimos hasta la zona de conciertos. No había visto tanta gente junta ni cuando voy al Bernabéu. Aquello era impresionante. Por suerte, nos situamos en un lateral del escenario, y poco a poco fuimos acercándonos a buena posición. Sobre las 22:30 empezó Sôber, grupo que esperábamos ya que nos gustaba bastante y sonaron cojonudamente. Me dieron un poco de pena, ya que por lo menos un par de veces dijeron al público que sabían que estábamos esperando a Slash, pero lo harían lo mejor posible. Y siendo tan buenos como son, pues... Después del concierto hubo un breve descanso y entablamos amistad con un grupo de gente que teníamos cerca, entre ellos un chaval con el que me sentía bastante identificado ya que dijo que se sentía como pulpo en un garaje en un festival de metal, y que lo único que le gustaba de Hard Rock era GnR y poco más, pero que le gustaban con locura, cosa que comprobé al poco tiempo. También estuvimos con una pareja, ambos seguidores de Arch Enemy, que teníamos delante y más de un pelo suyo nos tragamos durante el infame concierto de su banda favorita. Me pareció como si tocaran una canción con pausas en todo el concierto, vaya castaña. Lo bueno es que la banda tenía bastantes seguidores entre el público y uno de ellos era un barrigudo señor que estaba detrás mío. Había momentos del concierto donde me dormía, sin hacer fuerza para mantenerme de pie, y aquello era como un masaje tailandés. No me gusto nada la actuación, pero me lo pasé pipa.



Y cuando acabó, empezó el nerviosismo entre el público. Empujones y más empujones y algunos llegaron incluso a las manos por cojer el mejor sitio posible. Nosotros no somos los tíos más corpulentos que te puedas imaginar, por lo tanto nos vimos arrastrados por la marea de gente, cosa que nos favorecío ya que nos dejaron bastante centrados y casi en primera fila.Era la 1:07 y empezaron los primeros golpes de batería de "Ghost" y con ellos el público comenzo a reconocer una silueta icónica e inconfundible. Aquel sombrero de copa, y la Les Paul desgastada por el roce de pulseras, nos hacían situarnos donde estábamos. No era en la junlga precisamente, pero el resultado fue bastante digno. El sonido era bueno y canciones como Sweet Child O´Mine o Paradise City son de las que siempre van a sonar mejor en un recinto para 40.000 personas que en una pequeña sala multiusos. A ambos lados del escenario había unas pantallas gigantes que te permitían observar el mínimo detalle. He visto vídeos de Slash hasta aburrirme en mi vida, pero no fue hasta este día donde me di cuenta de que Slash es un guitarrista capaz de contarte su vida en 2 notas y ponerte la piel de gallina de una manera acojonante. Quizás no tenga el magnetismo que tiene Axl sobre el escenario, pero está claro que ambos salieron del mismo lugar. Respecto al Setlist, no fue nada nuevo, ya que fue el mismo que ha utilizado toda la gira. Aunque incluyó alguna sorpresa que para nada esperaba como "Civil War" o "My Michelle", incluso tocaron "Promise", canción que no había escuchado nunca en directo, y que en el disco está interpretada por Chris Cornell. Me gustó bastante, aunque tenía cierto truco, ya que era el único que se sabía las canciones del último disco y eso hacía parecer como si las estuvieran tocando para mí. La que más me gusto, fue sin duda "Rocket Queen", que sonó espectacular y donde durante la especie de "interludio funki" me dediqué a cantar (cosa que contagié a algunas personas) la letra de "It Tastes Good, Dont It?"


Si me hubieras preguntado hace unas semanas te habría dicho que haría todo lo posible por conseguir una púa, pero cuando llegué allí y vi aquella cantidad de gente, no esperaba ni hacer el amago de intentar coger una. Era ya el último tema, Paradise City, y Slash estaba descamisado para la ocasión, mostrando que se encuentra en buena forma. Al final del tema comenzó con aquel mítico y frenético solo que acompañaba con varias carreras por el escenario, donde muy de vez en cuando paraba a lanzar púas ( se vé que ese día andaba justito el pobre ), aunque a nuestra zona no había tirado ni una. Fué increíble, yo le había visto lanzar una hacia nuestra zona, pero nadie saltaba a cogerla ni hacían por conseguir tal preciado trofeo, pero no me preguntéis cómo, yo vi un destello que me hizo, de manera totalmente instintiva, agacharme conla mano extendida y me quedé en cuclillas, como si fuera a cagar en el campo, con algo en la mano que no me podía creer ( Lo cierto es que ni llegó a tocar el suelo ) y que me metí en el bolsillo sin comprobar. Acabó el tema y le dije a mi hermana ( bueno dije... tartamudeé, mejor dicho ) que la tenía. Puede que penséis que esta parte de la crónica sobre,pero conseguir una pua de la persona que había marcado mi adolescencia es bastante importante para mí.



Mi hermana, que tenía un cierto calentón tras el espectáculo de Slash sin camiseta, empezó a dar saltos y a gritar,cosa queme molestaba, ya que yo quería salir desapercibido y lo más rápido posible de allí. En ese momento ni me acordé que aún quedaba el concierto de The Darkness, pero me la sudaba un rato, y más viendo las críticas del concierto, donde lo califican de ridículo espantoso ( Decir que casi todo el público salió cuando acabó Slash ). Salimos del recinto y nos quedaban otros 10 minutos de andar por el carril bici hasta el coche. Tras 15 minutos de trayecto con el coche, donde a mi hermana se la sudaban las señales de límite de velocidad y yo tenía que ir rezando el padre nuestro como cada vez que voy con ella, llegamos a casa sanos y salvos sobre las 4 de la mañana ( El concierto de Slash acabo a las 2:48 ). Por fin tuve tranquilidad para sacar lo que efectivamente era una pua de mi bolsillo. La coloqué en mi estantería y en ese momento se produjo algo gracioso y que a la vez me dió que pensar: sin querer, había colocado la púa de Slash junto a la de Dj Ashba. Puede parecer una tontería, pero cuando me dí cuenta sentí un escalofrío en todo mi cuerpo. Era como si de alguna manera hubiera conseguido completar un ciclo en mi vida, cosa que me relajó bastante y me hizo ir a la cama sintiendo que ese día había sido redondo, y por supuesto, uno de los mejores de mi vida.





Texto y Fotos : Slashgunner

Más info en el foro

No hay comentarios:

Publicar un comentario